El mundo quiere que lo engañen

Me asusta que este precepto se cumpla una y otra vez. El caso Moreira es el típico del gobernante que juega con los principios psicológicos de la distracción y de la confusión; sus aparentes gestos nobles fueron una cortina de humo para ocultar sus verdaderos propósitos. Es un jugador que sabe que la gente tiene la necesidad de creer en gestos nobles y aceptarlos como genuinos, lo que impide a las personas notar cuán engañosos pueden ser. Como consultora en Imagen Pública compruebo que el primer instinto del ser humano es siempre creer en las apariencias y saben ¿por qué? Entre otras razones, porque en nuestro cerebro existe algo que se conoce como “avaro cognitivo”.

HUGO BOSS SELECTION SS12 (6)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s